El Celo de la Yegua.

 

La reproducción en los caballos, por diversas razones, no es algo fácil, pero podemos ayudar un poco si entendemos como funciona el celo de la yegua (Estro).

 

La yegua es conocida por ser Poliéstrica Estacional, esto significa que, normalmente, no va a presentar el celo durante el otoño y el invierno, y volverá a ciclar en primavera y verano, dependiendo de varios factores.

 

Durante la temporada reproductiva, la yegua entra y sale del celo en intervalos regulares, conocidos como periodos de celo o calor. El ciclo de la yegua dura normalmente de 21 a 23 días y consiste en 14 días de anestro (periodo en que no está en celo), y 7 días de Estro (días en los que presenta lo que conocemos como celo, o calor), incluyendo la ovulación. El ciclo puede variar en 1 o 2 días sobre todo al principio y al final de la temporada reproductiva.

 

El Estro, o cuando la yegua está en celo, es el periodo en que la yegua está sexualmente receptiva en presencia de un semental. Este comportamiento continua hasta aproximadamente 24 a 48 horas después de la ovulación, una vez pasado ese tiempo la yegua ya no es receptiva con el semental.

 

No voy a entrar en el tema de las hormonas y el funcionamiento en esté escrito; sin embargo, saquemos las partes útiles para obtener mejores tasas reproductivas.

 

Primero hay que identificar las señales del celo de la yegua, con esto podemos contar a partir del día en que la yegua es receptiva 7 días, al séptimo día, normalmente la yegua dejará de estar receptiva, esto significa que en el día 5 o 6 sucede la ovulación.

 

Si no sabemos cuando entró la yegua en celo, podemos dejar pasar ese celo y contar a partir del día en que la yegua dejo de ser receptiva al semental, 14 días y aproximadamente en esa fecha la yegua deberá iniciar el celo de nuevo.

 

Cualquiera que sea la forma en que contemos, es importante llevar registros de los celos de la yegua para poder predecir con mayor exactitud cuando va a ovular y por lo tanto cuando exponerla al semental. Esto es importante ya que el tiempo promedio que los espermatozoides permanecen viables en los oviductos es de 2 días.

 

Una forma segura es tener a la yegua con el semental mientras este receptiva, sin embargo, es desgastante para el semental y va en detrimento general si hay varias yeguas para el mismo caballo, así como riesgos de lesiones. Con esto en mente, es importante administrar de forma efectiva al semental mediante la predicción correcta del momento de ovulación.

 

Si no se tiene ultrasonido o no se tiene acceso a un médico veterinario o alguien que sepa palpar a la yegua, el camino fácil a usar es no cruzar a la yegua en los primeros 2 días del celo, ya que están muy lejos de la ovulación. Es importante exponerla en el día 3, con esto si la yegua ovula en el día 4 o 5 tiene posibilidades de quedar preñada. Si la yegua sigue receptiva, significa que no ha ovulado, por lo que volvemos a exponerla al caballo en el día 5 y por último se intenta en el día 7 del celo. Es muy probable que la yegua ya no este receptiva o muestre signos pero no acepte al semental, de ser así no hay problema si no se cruza, con esto garantizamos tener espermatozoides viables para cualquier momento de ovulación, sin desgastar al semental y evitar riesgos.

 

Bien ya sabemos cuanto dura y cuando exponer la yegua al semental, pero ¿cómo podemos identificar que la yegua está en Celo?

 

Signos del Celo:

 

Como se mencionó anteriormente, la yegua entra en celo cuando es receptiva sexualmente al semental, así que pasemos a definir cual es el comportamiento y los signos que presenta.

 

La mayoría de las yeguas en Celo presentan uno o varios de los signos que vamos a mencionar, no necesariamente todos.

 

  • Presenta un comportamiento amigable, con las orejas atentas, tranquila, se queda quieta y huele al semental.

  • Levantan la cola y exponen la vulva. Es posible que ante la presencia de un semental muy agresivo, este signo no se presente.

  • En la presencia del semental se orinan: este acto provoca la salida de olores que le indican al semental que la yegua está receptiva y lubrican el órgano de la yegua para la penetración. No se trata de una orina normal, es más opaca y espesa en la mayoría de los casos.

  • Voltean repetidamente los labios de la vulva  exponiendo el clítoris. Este es uno de los signos más comunes.

  • Se cuadra, o se pone en una posición en donde estira los cuartos posteriores, bajando de esta forma la pelvis. De nuevo ante un semental muy agresivo la yegua no tomará la posición hasta que el caballo la monte.

  • Se queda parada en espera de que el semental la monte.








La detección del Celo es un verdadero arte, ya que no todas las yeguas presentan los signos, o no se tiene un semental a mano con el cual se pueda estimular a la yegua y descubrir que está en celo, en este caso, el llevar registros de los celos, partos, etc., de la yegua se vuelve de vital importancia.

 

A diferencia de la yegua en Celo, cuando esta ya no se encuentra en celo, lo cual ocurre aproximadamente 48 horas después de la ovulación, preñada o no, el comportamiento es:

 

  • Agresivo.

  • La yegua se monta constantemente o se aleja del semental.

  • No adopta la posición, ni levanta la cola.

  • Tiende a intentar morder o incluso patear al semental.

La yegua será más receptiva conforme se aproxima al momento de la ovulación. Hay yeguas llamadas pasivas, que son aquellas que no presentan un comportamiento positivo o negativo. Puede que permitan que el semental las monte pero no presentan los signos, tampoco la agresividad, esto se presenta con mayor frecuencia cuando la yegua está apenas entrando en celo o saliendo de el.

 

En conclusión el mejor indicador de que la yegua está en celo es la presencia de todos o algunos de los signos antes mencionados y la ausencia del comportamiento opuesto; por lo que es importante aprender a identificarlos.

 

Ahora si, a monitorear a su yegua para no perder el tiempo y tener potros.

 

Enrique Suárez Castillo.
 
{alt}